La procesionaria y los perros – Síntomas y tratamiento

La picadura de una procesionaria en los perros es un problema que puede llegar a provocar el fallecimiento de nuestra mascota, es por ello que los perros deben estar protegidos antes este problema pues un simple contacto con ella es motivo de urgencia para acudir al veterinario. Si quieres saber cuáles son los síntomas más comunes que pueden afectar a tu perro al sufrir una picadura por el contacto con estas orugas y cómo tratarlos, no te pierdas el siguiente artículo.

1

¿Qué es y dónde se encuentra la oruga procesionaria?

¿Qué es y dónde se encuentra la oruga procesionaria?

La oruga procesionaria, también conocida con el nombre de procesionaria del pino, es una pequeña oruga que prolifera especialmente en los meses primaverales, siendo especialmente abundante en los pinos del sur y el centro de Europa.

Estas orugas se desplazan en comunidad, especialmente durante los meses de primavera y verano, todas en fila como si caminaran en procesión lo que hace que resulten especialmente llamativas para los niños y sobretodo para las mascotas. La apariencia es la de un cuerpo alargado recubierto de pelos que en contacto con los perros ejercen un efecto urticante. Además no es necesario que se produzca un contacto directo, ya que cuando las orugas se sienten atacadas, lanzan sus pelos al aire, provocando reacciones alérgicas en las personas y muchos aniamles

Desde que se forman en nidos, en los pinos, van creciendo como larvas hasta que se convierten en crisálidas. Bajarán por el pino en fila india y quedarán enterradas en el suelo hasta convertirse en mariposas.

Los veterinarios alertan acerca de la peligrosidad de las orugas procesionarias del pino para las mascotas, especialmente los perros. Dadas las circunstancias climáticas, estos pequeños animales se han reproducido a una velocidad asombrosa lo cual ha hecho que se incremente su presencia incluso en áreas urbanas. De hecho, han llegado a convertirse en auténticas plagas que atacan a los pinos dejándolos enfermos incluso hasta la muerte.

2

Síntomas de la procesionaria en los perros

Síntomas de la procesionaria en los perros

A pesar de que parece una pequeña oruga inofensiva, lo cierto es que su contacto con los perros puede provocar una reacción letal. La razón se encuentra en  los pequeños pelos que la recubren y que contienen una peligrosa toxina.

Es el movimiento y el aspecto de esta oruga, la procesionaria del pino, la que despierta la curiosidad de los perros quienes intentarán olerla, chuparla e incluso comérsela, lo que podría provocar una importante intoxicación.

Los síntomas más comunes cuando un perro ha sido picado por una oruga procesionaria son los siguientes:

  • Irritación cutánea que se puede observar en la zona de la nariz, la lengua, la boca o la garganta. El perro experimentará un picor intenso e incluso inflamación en la zona afectada.
  • A causa de esta irritación y picor intenso en la zona de la picadura especialmente, el perro se mostrará más nervioso.
  • Se produce inflamación en los labios y en la lengua con un leve cambio en la tonalidad rosada normal. De hecho, la lengua presentará un aspecto rojizo, amoratado e incluso negro. Una inflamación severa en la lengua puede provocar molestias respiratorias.
  • Vómitos.
  • Babeo continuo
  • Ampollas
  • Úlceras
  • Problemas respiratorios

El veterinario debe examinar estos síntomas para aplicar el tratamiento adecuado, de modo que acudir a la clínica es fundamental.

3

Tratamiento para perros afectados por la procesionaria

Tratamiento para perros afectados por la procesionaria

En el caso de que tu perro haya sido afectado por la picadura de una oruga procesionaria es necesario tomar una serie de medidas de urgencia y acudir a una clínica veterinaria. Las medidas más importantes a tener en cuenta, así como el tratamiento posterior será el siguiente:

  • En primer lugar es importante limpiar la zona afectada con agua caliente, suavemente, sin frotar, pues esto podría incrementar la molestia y podrían arrastrarse pelos urticantes, lo que provocaría la liberación de sustancias tóxicas.
  • Si puedes aplicar una inyección de Urbason, siempre y cuando sea una medida que el veterinario recomiende hasta llegar a su consulta, sería de gran ayuda aplicarle una dosis.
  • Con idea de bajar cuanto antes la inflamación, el veterinario podría administrar corticoides. Bajar esta inflamación es fundamental ya que algunas zonas afectadas como el esófago o la laringe, al inflamarse y aumentar de tamaño, podrían provocar la asfixia del animal.
  • En casos más graves es posible que el perro se quede en observación para verificar que la medicación funciona y que los síntomas mejoran.


La clave en estos casos es acudir al especialista médico en el menor momento posible ya que, cuando se produce la picadura, los síntomas aparecen de inmediato y en el caso de que empeoren, puede ser fatal para el perro ya que la picadura de la oruga procesionaria puede llegar a envenenarlo.

Sabías qué...

Estas orugas procesionarias se caracterizan por ir siempre en fila ¿cuál es la razón? La curiosa forma en que los miembros de esta especie se desplazan, uno seguido de otro con la cabeza tocando la parte posterior del delantero, forma parte de una estrategia para asustar al posible enemigo, que ve ante sus ojos un interminable cuerpo alargado con un aspecto bastante inquietante.

¿Te ha sido de utilidad?
1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (169 votes, average: 4,09 out of 5)
Cargando…